El Dolor en las mascotas: Una disyuntiva en la clínica diaria

dolor en mascotas
Dolor en mascotas.

Cuando pensamos en el tratamiento de dolor para las mascotas en la clínica diaria, pensamos en analgésicos, es decir medicamentos que  eliminen el dolor.  La palabra Analgesia sin embargo , significa ausencia de dolor. En medicina veterinaria lo que en realidad se busca es aliviar el dolor, lograr confort  para la rápida recuperación y mejoría del paciente.

Repasemos entonces algunos conceptos:

El  dolor puede clasificarse básicamente  en dos tipos: agudo y crónico.

El dolor agudo es aquel que se presenta de forma abrupta tras un trauma , lesión o patología  específica y que desaparece con la curación de la misma en un lapso de tiempo corto.

En cambio, el dolor crónico es aquel que persiste a lo largo del tiempo , con intensidad variable , a veces intermitente cuando el origen del  mismo no se ha subsanado completamente o  porque la lesión se cronifica en el tiempo.

Para el tratamiento  del dolor agudo o crónico se dispone hoy  de  una multiplicidad  de fármacos analgésicos, con diferentes mecanismos y vías de administración. Pertenecen a distintas familias químicas. Lo fundamental es que el dolor en las mascotas se puede tratar.

1-  Antiinflamatorios no esteroideos

Estos fármacos son conocidos comúnmente como AINEs  y son un grupo muy numeroso  de principios activos no siempre emparentados químicamente,  que se utilizan para el tratamiento del dolor agudo fundamentalmente. Ejemplos son: ketoprofeno, piroxicam, meloxicam, coxibs, ácido tolfenámico,etc.

Son los fármacos más utilizados porque poseen pocos efectos adversos, son eficaces para el tratamiento del dolor agudo y se encuentran en múltiples formas farmacéuticas. Su mayor desventaja son los  posibles efectos adversos a nivel gastrointestinal. Es por ello importante respetar las dosis y tiempos de tratamiento sugerido para cada especie.

2-  Analgésicos narcóticos – opiáceos

Son compuestos de una misma familia,  y derivados del opio- Se utilizan para el alivio del dolor en perros desde hace muchos años. Tienen una potente acción analgésica, quizá los más poderosos para esta función,  por ello son de elección  cuando el dolor es muy intenso.

Pertenecen a este grupo el Tramadol, la buprenorfina, la morfina, el fentanilo.

Este  grupo de analgésicos puede administrarse conjuntamente  con  Antiinflamatorios No Esteroides (AINES)  obteniendo sinergia analgésica.

3-  Analgésicos no opioides no AINE

Dentro de este  grupo se incluyen varios  fármacos, de diversas familias, cuya utilidad reviste en otras patologías pero  que también tienen un efecto analgésico y pueden utilizarse  para el tratamiento del dolor crónico especialmente.

Encontramos dentro de este grupo los antidepresivos: gabapentina, pregabalina  e  imipramina.  Son poco eficaces para el dolor agudo, siendo su principal uso en el tratamiento a largo plazo del dolor.

¿Cuáles son las vías de administración  mayormente utilizadas?

1-    Vía  Oral

2-    Parenteral (intramuscular, subcutánea o  intravenosa)

3-    Tópica: Oftálmica, ótica y transdérmica-

La vía parenteral endovenosa  es la que aporta la más rápida y total  biodisponibilidad.

Otras vías, como la oral, pueden suponer un efecto más lento y menor biodisponibilidad por metabolismo de primer paso hepático.

Existen también otras vías alternativas menos comunes , como son la rectal, nasal o sublingual que resultan en un rápida absorción del fármaco a través de la mucosa.

Finalmente, la vía transdérmica es de lenta absorción, pero permite tener una liberación prolongada.

Un capítulo aparte para el tratamiento del dolor crónico en mascotas merecen los fármacos llamados modificadores de la enfermedad ( en general condroprotectores y osteoarticulares ) que producen una disminución del dolor por recuperación de la fisiología, anatomía y movilidad normal de la articulación. Estos fármacos pueden administrarse con un esquema  que inicia con administración inyectable para continuar luego por vía oral.

Lo importante es saber que el dolor en la mascota se puede evitar. Y así brindarle una mayor calidad de vida.

Bibliografía:

Anderson M.A.: Oral chondroprotective agents .Part II. Comp.Cont. Ed. 1999;21:9. 861-864.

Clark D.M.: Current concepts in the treatment of degenerative joint disease. Comp. Cont Ed.1991;13:9. 1439-1447.

Clark D.M.: The biochemistry of degenerative joint disease. Comp.Cont. Ed.1991;13:2. 275-284.

Nelson   R.W.,Couto G.C.: Small Animal Internal Medicine. Mosby , 2nd Ed.1988.345-666

Kirk.R.: Current Veterinary Therapy XI,.McGraw Hill-Interamericana.pp.212-214

Lippiello.L.:  Sinergia Metabólica de la Glucosamina HCl y el Condroitín Sulfato. Condroprotección in vivo.España.2000.